Alejandro Vega Blog

Vamos ordenando esos cristales rotos, que algo se puede rescatar de nuestros recuerdos.

Links:

Archivos

Olvidos y Recuerdos

Post Más Vistos

Suscribe tu E-Mail o tu Feed

Post Recientes

Tags

Calendario

July 2008
S M T W T F S
« Jun   Aug »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Site search

Lagrimas y Risas

Te Esperaba…

Te Esperaba…
Creí conocerte desde entonces, ya reía con tus gestos y tu voz. Tu rostro no era un enigma para mi, porque al final, sabía que serías como yo. Un poco loco abrazando los ideales y un poco cuerdo amando la vida y sus enigmas.
Ya te abrazaba, pensando en enseñarte lo que la vida es. Reirnos juntos de todos, y crecer peleando contra nuestros complejos y culpas.
Te veía, caminado a mi lado con pasos firmes y forzarme a tu marcha. Quería dejarte mis libros y mis lágrimas, mis hombros caídos y mis viejas canas. Y descansar en ti, y renovarme en ti. Como el águila que golpea con la roca, como la serpiente que deja su piel entre el camino.
Sembrar raíces para la eternidad. Más allá de el aliento que vuelve con el viento. Más allá del estupor de la memoria y las cenizas.
Quiero arrancarme con los dientes, un fulgor de vida en sombra. Esas lágrimas que fluyen de adentro, emergiendo y apretando mi alma quieta. Como arquetipo fresco de mi infancia hasta la inmanente alegoría en que renazco.
Como si acaso valiera la pena algo, el saber que seré llevado por el viento, en un soplo seco a eternidades, disipado en las penumbras de las almas que pululan sutiles por el mundo, íncubos y súcubos que fermentan el futuro.
Es verdad, las cenizas secas de mis huesos se mezclarán con el barro del camino, para siempre. Ataúd perenne para ser pisado por los otros, los que merecen la eternidad envuelta desde el útero.
Fue mi rostro quizá muy atrevido, o un débil reflejo indigno del reflujo. Todo parece alegoría, mi pasado mi presente y mi futuro, un perverso juego del maligno. Mientras tanto callas, como siempre. Quiero saber que estás pensando, o acaso ver si piensas algo. Profecías privadas que desciendan con gemidos indecibles aunque hieran.
Te esperaba. Pensando en que ya te conocía. Nos reímos juntos de tus gestos. Y te abrazamos, un abrazo en la curva espacio-tiempo. En la alegría de pensar que aún seremos. En la mixtura de un amor que se ha hecho carne. Quizá fui utópico y egoísta, confié en que vendrías en tu fuerza, para sostener mi espalda corva entre tus dedos. Como un iluso que sueña alcanzar con su mano estrellas.
Me siento solo. Tus pasos no llegaron a alcanzarme. Ni siquiera empezaron a seguirme. Como es que contaba tus presencias, como un hijo de promesas extra bíblicas. La vida es sueño, un sueño frágil del que quiero despertar, para decirte adiós aunque no existas. Y saber que estaré sólo en mis desiertos; sin cómplices, sin enemigos, sin amigos.
Te Esperaba.
Quieto, alegre con mil sueños. Pero ahora que despierto, la esperanza ha muerto… sin sentido, sin promesas, sin olvido…

Write a comment