Alejandro Vega Blog

Vamos ordenando esos cristales rotos, que algo se puede rescatar de nuestros recuerdos.

Links:

Archivos

Olvidos y Recuerdos

Post Más Vistos

Suscribe tu E-Mail o tu Feed

Post Recientes

Tags

Calendario

January 2008
S M T W T F S
« Dec   Feb »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Site search

Lagrimas y Risas

Gordolfo Gelatino y Doña Naborita

Gordolfo- Madre, no quiero verte trabajar madre.
Le dice Gordolfo a su madre mientras ella esta planchando en la misma habitación.
Doña Naborita- De verdad hijazo de mi vidaza.
Gordolfo- Sí, de verdad madre. No me gusta verte trabajar. Podrías irte por favor a la otra habitación….
—————————–

Mas o menos así se las gastaban estos tipos mexicanos llamados Los Polivoces. Fueron todo un fenómeno a finales de los 60’s y principios de los 70’s en estas tierras. Como el chiste político era virtualmente perseguido, estos tipos velaban sus criticas sociales matizándolas y haciendo mofa de la realidad del mexicano de las formas más creativas e inverosímiles.

Siempre el mexicano se ríe de sus problemas, pero eso es para poder contener el llanto. Para evitarse la pena de llorar, pues es un estigma hacerlo.

Gordolfo y su madre Naborita eran sólo un par de personajes que formaban parte del universo residual de Los Polivoces en el que cualquier mexicano podría verse retratado, de manera sarcástica, con una fina sutileza o con un golpe y porrazo de primera. Se les llamaba así, Los Polivoces, por su inigualable don de crear múltiples voces para los personajes que retrataban el aspecto más lamentable del mexicano de barrio y sus circunstancias de vida, sin miramientos. La materia prima de sus guiones siempre fueron episodios reales que de no ser tan hilarantes nos harían caer en depresión.

Por aquí de vez en cuando rescataré algún episodio o alguna escena que resulte evocadora o simplemente irrisoria de estos Polvicoes, como es el caso de este simpático video que ahora adjunto, con la canción que interpreta el quimérico Gordolfo Gelatino y su entrañable madre Doña Naborita. Canción muy evocadora para mí, pues siempre la interpreta con singular alegría y en el mismo tono fársico mi suegrita chula.

Alejandro Vázquez

Write a comment